Pies bellos y saludables

Pies bellos y saludables

La salud y belleza de la piel de la cara, manos y pies son las 3 regiones del cuerpo que las personas más cuidan, ya que son la carta de presentación.

Los pies bellos y sanos son muy atractivos tanto para hombres como para mujeres.

El valor de los  pies, radica en su función de sostén y por permitir al ser humano el movimiento; gracias a los pies, caminamos, saltamos, bailamos, corremos.

Mantener la salud de la piel de los pies, equivale a prevenir la deshidratación y la falta de humectación. Pies sanos y bellos, son pies con piel hidratados y humectados, esa la clave.

La superficie de la piel sana está naturalmente protegida por una barrera formada, por agua y lípidos (grasa).

El desequilibrio de agua y lípidos en la epidermis, afecta la función barrera de la piel, generándose la afección Piel Seca.

La piel seca se ve y se siente, áspera, rugosa, agrietada, con durezas y pies cansados.

Factores que pueden causar pies secos, ásperos, agrietados y cansados:

  • Deshidratación de la piel de los pies
  • Falta de humectación de la piel de los pies
  • Actividades que demandan largas horas de pie (docentes, vendedores detrás de mostrador, pintores, personal de seguridad, etc.)
  • Caminar descalzo o con sandalias abiertas
  • Jabones duros o abrasivos que eliminan las grasas de la pie
  • Zapatos que no se ajustan bien o que apoyan los talones (mayor fricción al caminar)
  • Temperaturas frías y/o baja humedad
  • Deficiencia vitamínica
  • Hipotiroidismo, Dermatitis atópica, Psoriasis, Obesidad, Embarazo, Envejecimiento

Los talones agrietados son una alteración de la dermis que se produce cuando la piel de los pies está seca, áspera y se descama.

Debido a la falta de hidratación, humectación y elasticidad de la piel, pueden aparecer grietas acompañadas de dolor, que en ocasiones sangran.

La pérdida de elasticidad de la piel de los pies, genera rigidez y rugosidad.

La piel se vuelve escamosa, “comienzan a pelarse los pies”.

Tras perder las primeras capas de la piel, aparece picazón, enrojecimiento, irritación y en muchas ocasiones dolor.

Como cuidar la salud y belleza de los pies

Los pies, el talón y la zona plantar necesitan cuidados a diario, como la piel de la cara, manos y cuerpo.

La tensión y el cansancio de los pies, desaparecen con una profunda hidratación y humectación de la piel de pies y talones.

La piel de los pies es mucho más gruesa que la piel del resto del cuerpo.

En consecuencia no son eficaces  usar en los pies, las cremas desarrolladas para la piel más fina como son la del cuerpo, manos y cara.

La piel de los pies necesita una mayor hidratación y humectación debido al grosor de la misma.

Como cuidamos la piel de los pies

Después del lavado aplicar una crema desarrollada específicamente para los pies. Masajear con la crema los pies y talones (zona del pie que más se reseca y en la que pueden aparecer grietas) hasta la absorción completa.

Las sustancias que favorecen la hidratación de los pies son:

  • Manteca de Nueces de Karité
  • Urea
  • Trehalosa
  • Panthenol
  • Mentol
  • Alcanfor

Las cremas para la piel de los pies deben tener una extraordinaria capacidad de retención de agua, ayudando a reparar las grietas de sequedad, manteniendo la flexibilidad y elasticidad de la piel.

Las cremas específicas ablandan y previenen asperezas, rugosidades y durezas de los pies, haciendo más fácil y descansado el caminar.

Brindan una inmediata sensación de frescura, alivio y bienestar para pies cansados, efectos de una crema exclusiva para mantener la salud y belleza  de los pies.

Las cremas para los pies tienen propiedades regeneradoras y reparadoras de las capas profundas de la dermis, ayudando a reparar las grietas de sequedad y a mantener la flexibilidad y elasticidad de la piel.