Conjuntivitis

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las afecciones del ojo más frecuentes y tratables. Puede afectar tanto a niños como adultos. Es una inflamación de la conjuntiva, la membrana fina y transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

La conjuntivitis infecciosa es muy contagiosa. Su diagnóstico y su tratamiento tempranos limitan el contagio a otros.

La causa más frecuente de la conjuntivitis en adultos es una infección bacteriana o viral o una reacción alérgica.

La conjuntivitis viral es el tipo más común de conjuntivitis. Está causada por el mismo virus que causa el resfrío común. Esta conjuntivitis es muy contagiosa y se suele transmitir en escuelas y otros lugares concurridos. En general, causa ardor, ojos rojos y descarga acuosa.

La conjuntivitis bacteriana también es muy contagiosa. El paciente padece  dolor, ojos rojos y una cantidad pus importante y pegajoso.

En los bebés  las causas pueden ser infección o por un conducto lagrimal parcialmente cerrado.

Los niños son generalmente más susceptibles a contagiarse de conjuntivitis  viral o bacteriano, ya que están en estrecho contacto con muchos otros niños en centros escolares o guarderías, parques, etc.

Síntomas

  • Enrojecimiento en uno o ambos ojos
  • Picazón en uno o ambos ojos
  • Una sensación arenosa en uno o ambos ojos
  • Secreción en uno o ambos ojos que forma una costra durante la noche, la cual puede impedir que el paciente abra un ojo o ambos a la mañana
  • Lagrimeo
  • Visión borrosa o nublada
  • Mucha sensibilidad a la luz

Causas

  • Virus
  • Bacterias
  • Alergias
  • Salpicar el ojo con una sustancia química
  • Un cuerpo extraño en el ojo
  • En los recién nacidos, un lagrimal bloqueado
  • Conjuntivitis viral y bacteriana

Tanto la conjuntivitis viral como la bacteriana pueden presentarse con los resfríos o como síntomas de una infección respiratoria, como el dolor de garganta. Lentes de contacto que no se han limpiado correctamente en general son la causa de la conjuntivitis bacteriana.

Contagio

Por contacto directo o indirecto con las secreciones del ojo de una persona infectada. Un ojo puede estar afectado, o los dos.

Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica afecta ambos ojos y es una respuesta a una sustancia que causa alergia, como el polen, el humo del cigarrillo, las emisiones de autos, el cloro de una piscina; u otras sustancias tóxicas. No es contagiosa.

En respuesta a los alérgenos, el cuerpo produce un anticuerpo llamado inmunoglobulina E (IgE) que produce la liberación de histamina. La histamina produce varios signos y síntomas de alergia, como el enrojecimiento de los ojos y la picazón.

La conjuntivitis alérgica cursa con picazón intensa, lagrimeo e inflamación en los ojos, así como estornudos y una secreción nasal acuosa. En su mayoría, la conjuntivitis alérgica se puede controlar con gotas antialérgicas para los ojos.

Conjuntivitis como resultado de una irritación

La irritación por la salpicadura con una sustancia química o un cuerpo extraño en el ojo también se asocia a la conjuntivitis. Los signos y síntomas, que pueden consistir en ojos llorosos y una secreción de mucosidad, por lo general desaparecen solos en un día.

Factores de riesgo

  • La exposición a un elemento que te provoque alergia (conjuntivitis alérgica)
  • La exposición a una persona infectada con conjuntivitis viral o bacteriana
  • Limpieza incorrecta de lentes de contacto y el uso de lentes de contacto que no están apropiadamente ajustados al ojo.
  • El sistema inmunitario debilitado.

Complicaciones

Tanto en niños como en adultos, la conjuntivitis puede causar inflamación de la córnea que puede afectar la visión.

Prevención

Mantener una buena higiene para controlar el contagio de la conjuntivitis.

  • No tocar los ojos con las manos.
  • Lavar las manos con frecuencia.
  • Usar una toalla y un paño limpios cada día.
  • No compartir toallas.
  • Cambiar la funda de la almohada a menudo.
  • No compartir los cosméticos para los ojos ni los elementos personales de cuidado ocular.
  • Las bacterias pueden vivir en el maquillaje. No usar maquillaje durante la conjuntivitis.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y curar la infección.

Las conjuntivitis alérgicas se tratan con gotas oftálmicas antialérgicas que pueden ser de Venta Libre o prescriptas por un médico.

Las conjuntivitis bacterianas se tratan con gotas oftálmicas que contienen un antibiótico y un corticoide para la cura de la infección y el alivio del dolor, la inflamación y la picazón y deben ser prescriptas por un facultativo.

Las conjuntivitis virales no tiene tratamiento con gotas antibióticas.

Muchas conjuntivitis pueden ser mixtas, causadas por bacterias y virus.